sábado, 4 de abril de 2009

El Templo de la Paz

Érase hace una vez, hace muchos, muchos años, una civilización que vivía en una gran isla en el Mediterráneo Oriental, la llamaban Kumari Kandam, y dicen las antiguas leyendas que era el Jardín del Edén.

Los habitantes de Kumari Kandam vivían en paz con ellos mismos y con la naturaleza a la que amaban y respetaban como fuente de sabiduría. El Gran Río Sagrado dividía a las isla en dos partes, el lado de Kla’ ro y el lado de Oz ku’ ro, los que convivían en perfecto equilibrio.

La isla tenía siete templos, tres en lado de Kla’ ro, tres en lado de Oz ku’ ro y en su centro, el Templo de la Paz situado en una pequeña isla llamada Shanti. Palomas blancas custodiaban este lugar sagrado, revoloteando en mágica danza a su alrededor. El Templo de la Paz tenía siete mil setecientos setenta y siete campanas de cristal de diverso tamaño y color. Su música celestial llegaba al confín de la isla en sus cuatro direcciones. Su suave tintineo vibraba en los corazones de los habitantes de ambos lados de la isla.

Lamentablemente la paz no fue eterna. El equilibrio perfecto en que vivía Kumari Kandam se rompió. Los habitantes del lado Oz ku’ ro, henchidos de vanidad y codicia, desobedecieron la Ley del Uno y la guerra entre ambos lados de la isla se declaró.

La naturaleza se enfureció…

Un terremoto sacudió la isla y una ola gigante la sepultó en las profundidades del Mediterráneo Oriental. Junto con ella se hundieron el Templo de la Paz, las palomas blancas y las campanas de cristal…


******

En la actual Gaza, más de la mitad de la población son niños. Victimas silenciosas que vieron a miembros de sus familias o a vecinos ser heridos o asesinados.

Jemina, como tantas otras niñas palestinas, sobrevivió a las explosiones que provocaron la muerte de su familia. Solo su abuelo se salvó. El anciano Shelomo, narrador de historias y guardián de la memoria. “Las historias nos ayudan a encontrar el sentido de la vida…”, repetía en forma de ritual antes de comenzar cada relato, “…nos muestran nuestro lugar en el corazón de del misterio”.

Fue el abuelo Shem, quién contó a la pequeña Jemina la leyenda del Templo de la Paz cuando ella era aún más niña. Jemina, en medio de su desolación, recordó la leyenda y se aferró a ella como una línea de vida. Durante mucho tiempo se sentó en la playa de Beit-Lahíe intentando escuchar las campanas con todo su corazón. Un corazón congelado.

Jemina perseveró día tras día, pero lo único que podía oír era el rugir de los helicópteros, el traqueteo de los carros de combate y los disparos de los proyectiles. El fragor de la guerra impactaba en sus oídos, aniquilando todas sus ilusiones…

Durante días enteros se sentó en la playa. Jemina hacía todo lo que podía para aislarse del infierno que la rodeaba, pero nada funcionaba.

Cuando se sentía desanimada acudía a su abuelo y lo escuchaba contar una vez más la maravillosa leyenda. Una chispa de esperanza entibiaba su alma, pero al regresar a la playa todo era igual.

Y fue así que aun cuando no consiguiese escuchar las viejas campanas del templo, Jemina, sin notarlo, comenzó a cambiar su actitud hacia el mundo que la rodeaba… De tanto oír el ruido de los helicópteros, ya no se dejaba distraer por ellos. Es más, el sonido del mar era cada vez más audible, ahogando con él el clamor de la guerra. Con el tiempo comenzó a percibir los graznidos de las gaviotas, el murmullo de las olas rompiendo en la orilla y el viento meciendo las hojas de las palmeras. Nada la distraía, pero Jemina, decepcionada, seguía sin escuchar las campanas del templo sumergido.

Y su desilusión creció de tal manera que finalmente decidió abandonar la búsqueda del Templo de la Paz. “Es imposible que un Templo de la Paz haya existido frente a este campo de batalla. La leyenda es una gran mentira”.

La niña regresó a la playa una vez más para contarle al mar, al viento y a las gaviotas, que había abandonado su búsqueda. Ese día, como ya no estaba ansiosa por escuchar las campanas, pudo admirar la belleza del canto de las gaviotas y el arrullo del mar. Se sintió tan complacida que se recostó sobre la arena tibia, simplemente para disfrutar del momento. Por primera vez no trató de aislar el sonido del mar. Dejó que el canto de las olas la acariciara, la acunara. Escuchó a lo lejos el aletear de un helicóptero y agradeció estar viva. Su ser entero se llenó de agradecimiento. Su corazón se sumergió en las profundidades del sonido del mar, todo era paz, no podía decir de dónde venía. Y así, en comunión con el mar, escuchó el burbujear de una campanita, luego…

Siete campanitas tintinearon más fuerte…
Setenta y siete fuertes campanas se deslizaron por las olas…
En un maravilloso acorde, las siete mil setecientos setenta y siete campanas del Templo de la Paz reverberaron en el corazón del Jemina, la niña que había aprendido a contemplar el mundo a través de los ojos del alma.

Ensamblándose al sinfónico tañir de las campanas de cristal, Jemina sintió la voz de su abuelo que la llamaba, y las risas de sus amigas en la playa… el ruido de los carros de combate y el silbido de los misiles.

Una bandada de palomas blancas cubrió el sol por un instante.

Jemina se sintió llena de esperanza.
Sabía que en este mundo lleno de contradicciones…
La Paz es Posible.


“Si nuestras voces tintinean a Paz, porqué no gritamos.”
Ynarud (Adictos al Verso)


Autora: María Giacobone Carballo
EL TEMPLO DE LA PAZ .Premiado en Concurso Internacional “Canto a la Paz: Homenaje a Mahatma Ghandi.” Ed. Pegasso 2006. Publicado en antología homónima.

50 comentarios:

Anónimo dijo...

excelente cuento... sin palabras estoy conmovida gracias por tan lindo relato

Anónimo dijo...

solo se puede desir que es herrrmmmmmmmmmmosoo

Venus dijo...

Gracias por los comentarios! Beso, María

MARIA TORRADO dijo...

FACINANTE...ME INNUNDASTE DE PAZ Y ESPERANZA !!!
GRACIAS X TUS COMPARTIDAS...
BSS
MARIA

Venus dijo...

Hola María!!! Que lindo escucharte! Gracias por la visita ! Besote, María

Anónimo dijo...

VENUS- - -DIOSA DEL AMOR Y LA BELLEZA LA ESPERANZA DE NUEVAS ALMAS GEMELAS..VENUS DIOSA DEL AMOR--ESPERO ME MANDES EL AMOR QUE TANTO ANHELO-TU SABES QUE HACE AÑOS ESPERO ESE HOMBRE Q CONCUERDA CON MI ADN- VENUS-EL DESEO Q TENGO EN MI CORAZON ES COMPARTIR EL RESTO DE VIDA Q ME QUEDA CON UN HOMBRE COMPATIBLE A MI ESTILO Y ESTIRPE VENUS DIOSA DEL AMOR ENVIAMELO-QUE SON MUCHOS AÑOS LOS QUE ESPERO. - -ANTUA VONNELL www.antuaspiritual.com.ar

Venus dijo...

Hola Antua,
Gracias por tu visita. Lamentablemente no puedo conceder pedidos de este tipo... Solo soy una luz en el camino.
Tu sabes bien que nuestros deseos funcionan como la lampara de Aladino, lo que deseamos se manifiesta, depende de cuan alineados estemos con nuestra alma ,cuan rápida es la respuesta. Los tiempos del Universo son como los de la naturaleza... todo tiene su ciclo...
Si las cosas no llegan es porque no es el momento...
Beso,
María

Luna dijo...

Hola cielo me gusto mucho tu cuento es precioso de verdad
un beso desde mi Luna

Venus dijo...

Gracias Luna! Un beso desde Venus :)

Anónimo dijo...

hermoso cuento,
escuchemos mas con el alma!
besos,
Noelia.

izara dijo...

Bonito relato. Un canto a la esperanza y un canto a quien se encarga de mantenerla, como en este caso la figura del abuelo.
Un saludo.

Venus dijo...

Asi es Noelia, escuchar con el almar nos abre puertas maravillosas!
Beso,
María

Venus dijo...

Gracias Izara por tu comentario. Yo tambien siento el cuento como una canto de esperanza!
Beso,
María

Anónimo dijo...

HERMOSO CUENTO,PARA MEDITAR PENSAR Y REFLEXIONAR,ES UN GRITO A LA VIDA. VIVI

Venus dijo...

Gracias Vivi! Besote, María

Sueños compartidos dijo...

Desgraciadamente en la franja de Gaza la situación es muy díficil como la relatas en tu cuento y creo que la realidad supera la ficción y que bueno sería que por álla todos quisieran escuchar las campanas de cristal tintenear y no solo elicopteros sobre volar.

bibliotecaria dijo...

Hermoso blog María, y muy lindo lo que escribes, te felicito. Cariños

Venus dijo...

Gracias Sueños compartidos,
En lo paradójico de la vida y la realidad mundial siento la resolucion viene por el lado de la esperanza...Como en la película La Vida es Bella... No hay esperar que pase la tormenta, sino aprender a bailar abajo de la lluvia...
Besote,
María

Venus dijo...

Gracias bibliotecaria por tu visita!
Besos,
María

cynthia dijo...

Gracias por tus palabras... y paso por mi blog

que tengas unas lindas pacuas....

muak

Venus dijo...

Gracias cynthia!!! Besote. Maria

Saphira dijo...

Hola, gracias por pasar por mi blog! Buen diseño, buenos cuentos...en verdad un gusto andar por estos lares, estaré mas seguido...
Saludos

Venus dijo...

Gracias Saphira! Las puertas estan abiertas...
Beso,
María

unpekeniozomie dijo...

bUENO aca me paso ...
te sake del facebook (oscar gonzalez )
la verdad que la otra vez no puede pasar y firmar , pero por lo menos he leido !!
y eso ..me gusta mucho tu blog*
interesantes palabras y reflexiones

saludos

Venus dijo...

Gracias Oscar!!! Que bueno que vengas desde Facebook... todos los caminos estan relacionados. Me alegro que hayas podido leer mis cuentos!!
Te espero,
Beso,
María

salvadorpliego dijo...

Mis aplausos para tus letras. Te felicito.

Venus dijo...

Gracias Salvador!!! Beso, María

Saphira dijo...

Que sean para ti felices pascuas tambien. Quedas invitada al universo de mi novela www.lasescamasdeldragon.blogspot.com
Besos y gracias

Venus dijo...

Gracias Saphira! por alli estare...
Besos,
Maria

Prince Okami D'aria {†Bloody Writer†} dijo...

Este lo escribiste en megustaescribir.com

buen cuento y una excelente reflexión.


muchos saludos... sigue escribiendo...

Melibea dijo...

¡Hola! Gracias por leer mi blog. Tengo otro que actualizo más: http://melibea-misletras.blogspot.com/. Pásate por él cuando quieras. Yo, en cuanto disponga de más tiempo, vengo a verte (ahora estoy de vacaciones viajeras).

Un fuerte abrazo.

SOSI dijo...

Este cuento me deja un mensaje,a veces buscamos afanosamente algo y no logramos encontrarlo y la leyenda nos dice que dejemos ir nuestro corazon y hallaremos lo que buscamos, sinceramente hermoso el cuento-

Venus dijo...

Gracias Melibea! Yo tambien me tomo la semana santa de viaje. Paso por tu blog con gusto a la vuelta. Beso, María

Venus dijo...

Gracias Sosi, es asi cuando soltamos las cosas vienen... :)
Besote,
María

"Libélula" dijo...

Holas! muy bueno tu post!

Pasaba a saludarte y a desearte unas muy felices pascuas! a vos y a tu flia!

bsotes!

Venus dijo...

Gracias Libelula! Un besote para vos!!!!
María

Gara dijo...

Q maravilla de relato,bellisimo, me encantó.

Besos

Mari dijo...

Me encantó! Gracias por compartir los cuentos, un beso enorme

ivana dijo...

holaaa felizzz de haberte encontrado, gracias por pasa por mi blog!!!cariños Ivana

KLAU dijo...

ANTES QUE NADA GRACIAS POR TUS PALABRAS Y POR VISITARME EN MI ESPACIO !!! TU LUGAR ES UN BELLO CONJUNTO DE SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, TE FELICITO.

UN HERMOSO CUENTO VENUS ME ENCANTO !!
MIL BESOS
KLAU ♥

PD: TAMBIEN ME ENCONTRAS EN http://breathinblue.blogspot.com/

thoti dijo...

.. usted si que escribe bien..
.. besos, María..

Lis dijo...

Gracias por invitarme a conocer tu espacio ha sido toda una experiencia, hermosa, seguiré entrando para conocerte un poco más, pero de nuevo gracia navegante por dejarme asomar a tu ventana!

Venus dijo...

Gracias Gara, Mari,Ivanna, Clau, Thoti y Lis por su visita y sus comentarios!
Los espero en mi rincón nuevamente!
Besos,
María

Carolina. dijo...

Tu cuento es muy conmomedor María. Me ha fascinado. Ya me agregué a tus seguidores. No quiero perderme tus cuentos.
Cariños.

Caro

LUCIA-M dijo...

Precioso relato me encanta tu blog,
Gracias por visitar en mío y darme la oportunidad de conocerte
Un beso.

Venus dijo...

Gracias Lucia y Carolina por dejar sus bellas huellas en este blog.
Besos,
María

LA GATA COQUETA dijo...

PASABA A VISITARTE Y DARTE LAS GRACIAS POR TU PASO POR LA GATERA, HA SDO UN PLACER,LAS PUERTAS ESTAN ABIERTAS DE PAR EN PAR...

ME AGRADARIA QE FLUYERALA LA COMUNICACIÓN ENTRE AMBOS BLOGS.

TE DEJO UN BESO Y UNA FLOR, AL CONTEMPLARLA ME RECORDARAS.

FELZ SEMANA!!

maria dijo...

se respira armonia y sutileza de corazon en espera besitos maria

Venus dijo...

Gracias Gata Coqueta por tu flor y tu visita, la voy a corresponder prontito!
Besos,
María

Venus dijo...

Hola María! Gracias por dejar tus bellas huellas en mi rincón de cuentos.
Besos, María

sábado, 4 de abril de 2009

El Templo de la Paz

Érase hace una vez, hace muchos, muchos años, una civilización que vivía en una gran isla en el Mediterráneo Oriental, la llamaban Kumari Kandam, y dicen las antiguas leyendas que era el Jardín del Edén.

Los habitantes de Kumari Kandam vivían en paz con ellos mismos y con la naturaleza a la que amaban y respetaban como fuente de sabiduría. El Gran Río Sagrado dividía a las isla en dos partes, el lado de Kla’ ro y el lado de Oz ku’ ro, los que convivían en perfecto equilibrio.

La isla tenía siete templos, tres en lado de Kla’ ro, tres en lado de Oz ku’ ro y en su centro, el Templo de la Paz situado en una pequeña isla llamada Shanti. Palomas blancas custodiaban este lugar sagrado, revoloteando en mágica danza a su alrededor. El Templo de la Paz tenía siete mil setecientos setenta y siete campanas de cristal de diverso tamaño y color. Su música celestial llegaba al confín de la isla en sus cuatro direcciones. Su suave tintineo vibraba en los corazones de los habitantes de ambos lados de la isla.

Lamentablemente la paz no fue eterna. El equilibrio perfecto en que vivía Kumari Kandam se rompió. Los habitantes del lado Oz ku’ ro, henchidos de vanidad y codicia, desobedecieron la Ley del Uno y la guerra entre ambos lados de la isla se declaró.

La naturaleza se enfureció…

Un terremoto sacudió la isla y una ola gigante la sepultó en las profundidades del Mediterráneo Oriental. Junto con ella se hundieron el Templo de la Paz, las palomas blancas y las campanas de cristal…


******

En la actual Gaza, más de la mitad de la población son niños. Victimas silenciosas que vieron a miembros de sus familias o a vecinos ser heridos o asesinados.

Jemina, como tantas otras niñas palestinas, sobrevivió a las explosiones que provocaron la muerte de su familia. Solo su abuelo se salvó. El anciano Shelomo, narrador de historias y guardián de la memoria. “Las historias nos ayudan a encontrar el sentido de la vida…”, repetía en forma de ritual antes de comenzar cada relato, “…nos muestran nuestro lugar en el corazón de del misterio”.

Fue el abuelo Shem, quién contó a la pequeña Jemina la leyenda del Templo de la Paz cuando ella era aún más niña. Jemina, en medio de su desolación, recordó la leyenda y se aferró a ella como una línea de vida. Durante mucho tiempo se sentó en la playa de Beit-Lahíe intentando escuchar las campanas con todo su corazón. Un corazón congelado.

Jemina perseveró día tras día, pero lo único que podía oír era el rugir de los helicópteros, el traqueteo de los carros de combate y los disparos de los proyectiles. El fragor de la guerra impactaba en sus oídos, aniquilando todas sus ilusiones…

Durante días enteros se sentó en la playa. Jemina hacía todo lo que podía para aislarse del infierno que la rodeaba, pero nada funcionaba.

Cuando se sentía desanimada acudía a su abuelo y lo escuchaba contar una vez más la maravillosa leyenda. Una chispa de esperanza entibiaba su alma, pero al regresar a la playa todo era igual.

Y fue así que aun cuando no consiguiese escuchar las viejas campanas del templo, Jemina, sin notarlo, comenzó a cambiar su actitud hacia el mundo que la rodeaba… De tanto oír el ruido de los helicópteros, ya no se dejaba distraer por ellos. Es más, el sonido del mar era cada vez más audible, ahogando con él el clamor de la guerra. Con el tiempo comenzó a percibir los graznidos de las gaviotas, el murmullo de las olas rompiendo en la orilla y el viento meciendo las hojas de las palmeras. Nada la distraía, pero Jemina, decepcionada, seguía sin escuchar las campanas del templo sumergido.

Y su desilusión creció de tal manera que finalmente decidió abandonar la búsqueda del Templo de la Paz. “Es imposible que un Templo de la Paz haya existido frente a este campo de batalla. La leyenda es una gran mentira”.

La niña regresó a la playa una vez más para contarle al mar, al viento y a las gaviotas, que había abandonado su búsqueda. Ese día, como ya no estaba ansiosa por escuchar las campanas, pudo admirar la belleza del canto de las gaviotas y el arrullo del mar. Se sintió tan complacida que se recostó sobre la arena tibia, simplemente para disfrutar del momento. Por primera vez no trató de aislar el sonido del mar. Dejó que el canto de las olas la acariciara, la acunara. Escuchó a lo lejos el aletear de un helicóptero y agradeció estar viva. Su ser entero se llenó de agradecimiento. Su corazón se sumergió en las profundidades del sonido del mar, todo era paz, no podía decir de dónde venía. Y así, en comunión con el mar, escuchó el burbujear de una campanita, luego…

Siete campanitas tintinearon más fuerte…
Setenta y siete fuertes campanas se deslizaron por las olas…
En un maravilloso acorde, las siete mil setecientos setenta y siete campanas del Templo de la Paz reverberaron en el corazón del Jemina, la niña que había aprendido a contemplar el mundo a través de los ojos del alma.

Ensamblándose al sinfónico tañir de las campanas de cristal, Jemina sintió la voz de su abuelo que la llamaba, y las risas de sus amigas en la playa… el ruido de los carros de combate y el silbido de los misiles.

Una bandada de palomas blancas cubrió el sol por un instante.

Jemina se sintió llena de esperanza.
Sabía que en este mundo lleno de contradicciones…
La Paz es Posible.


“Si nuestras voces tintinean a Paz, porqué no gritamos.”
Ynarud (Adictos al Verso)


Autora: María Giacobone Carballo
EL TEMPLO DE LA PAZ .Premiado en Concurso Internacional “Canto a la Paz: Homenaje a Mahatma Ghandi.” Ed. Pegasso 2006. Publicado en antología homónima.

50 comentarios:

Anónimo dijo...

excelente cuento... sin palabras estoy conmovida gracias por tan lindo relato

Anónimo dijo...

solo se puede desir que es herrrmmmmmmmmmmosoo

Venus dijo...

Gracias por los comentarios! Beso, María

MARIA TORRADO dijo...

FACINANTE...ME INNUNDASTE DE PAZ Y ESPERANZA !!!
GRACIAS X TUS COMPARTIDAS...
BSS
MARIA

Venus dijo...

Hola María!!! Que lindo escucharte! Gracias por la visita ! Besote, María

Anónimo dijo...

VENUS- - -DIOSA DEL AMOR Y LA BELLEZA LA ESPERANZA DE NUEVAS ALMAS GEMELAS..VENUS DIOSA DEL AMOR--ESPERO ME MANDES EL AMOR QUE TANTO ANHELO-TU SABES QUE HACE AÑOS ESPERO ESE HOMBRE Q CONCUERDA CON MI ADN- VENUS-EL DESEO Q TENGO EN MI CORAZON ES COMPARTIR EL RESTO DE VIDA Q ME QUEDA CON UN HOMBRE COMPATIBLE A MI ESTILO Y ESTIRPE VENUS DIOSA DEL AMOR ENVIAMELO-QUE SON MUCHOS AÑOS LOS QUE ESPERO. - -ANTUA VONNELL www.antuaspiritual.com.ar

Venus dijo...

Hola Antua,
Gracias por tu visita. Lamentablemente no puedo conceder pedidos de este tipo... Solo soy una luz en el camino.
Tu sabes bien que nuestros deseos funcionan como la lampara de Aladino, lo que deseamos se manifiesta, depende de cuan alineados estemos con nuestra alma ,cuan rápida es la respuesta. Los tiempos del Universo son como los de la naturaleza... todo tiene su ciclo...
Si las cosas no llegan es porque no es el momento...
Beso,
María

Luna dijo...

Hola cielo me gusto mucho tu cuento es precioso de verdad
un beso desde mi Luna

Venus dijo...

Gracias Luna! Un beso desde Venus :)

Anónimo dijo...

hermoso cuento,
escuchemos mas con el alma!
besos,
Noelia.

izara dijo...

Bonito relato. Un canto a la esperanza y un canto a quien se encarga de mantenerla, como en este caso la figura del abuelo.
Un saludo.

Venus dijo...

Asi es Noelia, escuchar con el almar nos abre puertas maravillosas!
Beso,
María

Venus dijo...

Gracias Izara por tu comentario. Yo tambien siento el cuento como una canto de esperanza!
Beso,
María

Anónimo dijo...

HERMOSO CUENTO,PARA MEDITAR PENSAR Y REFLEXIONAR,ES UN GRITO A LA VIDA. VIVI

Venus dijo...

Gracias Vivi! Besote, María

Sueños compartidos dijo...

Desgraciadamente en la franja de Gaza la situación es muy díficil como la relatas en tu cuento y creo que la realidad supera la ficción y que bueno sería que por álla todos quisieran escuchar las campanas de cristal tintenear y no solo elicopteros sobre volar.

bibliotecaria dijo...

Hermoso blog María, y muy lindo lo que escribes, te felicito. Cariños

Venus dijo...

Gracias Sueños compartidos,
En lo paradójico de la vida y la realidad mundial siento la resolucion viene por el lado de la esperanza...Como en la película La Vida es Bella... No hay esperar que pase la tormenta, sino aprender a bailar abajo de la lluvia...
Besote,
María

Venus dijo...

Gracias bibliotecaria por tu visita!
Besos,
María

cynthia dijo...

Gracias por tus palabras... y paso por mi blog

que tengas unas lindas pacuas....

muak

Venus dijo...

Gracias cynthia!!! Besote. Maria

Saphira dijo...

Hola, gracias por pasar por mi blog! Buen diseño, buenos cuentos...en verdad un gusto andar por estos lares, estaré mas seguido...
Saludos

Venus dijo...

Gracias Saphira! Las puertas estan abiertas...
Beso,
María

unpekeniozomie dijo...

bUENO aca me paso ...
te sake del facebook (oscar gonzalez )
la verdad que la otra vez no puede pasar y firmar , pero por lo menos he leido !!
y eso ..me gusta mucho tu blog*
interesantes palabras y reflexiones

saludos

Venus dijo...

Gracias Oscar!!! Que bueno que vengas desde Facebook... todos los caminos estan relacionados. Me alegro que hayas podido leer mis cuentos!!
Te espero,
Beso,
María

salvadorpliego dijo...

Mis aplausos para tus letras. Te felicito.

Venus dijo...

Gracias Salvador!!! Beso, María

Saphira dijo...

Que sean para ti felices pascuas tambien. Quedas invitada al universo de mi novela www.lasescamasdeldragon.blogspot.com
Besos y gracias

Venus dijo...

Gracias Saphira! por alli estare...
Besos,
Maria

Prince Okami D'aria {†Bloody Writer†} dijo...

Este lo escribiste en megustaescribir.com

buen cuento y una excelente reflexión.


muchos saludos... sigue escribiendo...

Melibea dijo...

¡Hola! Gracias por leer mi blog. Tengo otro que actualizo más: http://melibea-misletras.blogspot.com/. Pásate por él cuando quieras. Yo, en cuanto disponga de más tiempo, vengo a verte (ahora estoy de vacaciones viajeras).

Un fuerte abrazo.

SOSI dijo...

Este cuento me deja un mensaje,a veces buscamos afanosamente algo y no logramos encontrarlo y la leyenda nos dice que dejemos ir nuestro corazon y hallaremos lo que buscamos, sinceramente hermoso el cuento-

Venus dijo...

Gracias Melibea! Yo tambien me tomo la semana santa de viaje. Paso por tu blog con gusto a la vuelta. Beso, María

Venus dijo...

Gracias Sosi, es asi cuando soltamos las cosas vienen... :)
Besote,
María

"Libélula" dijo...

Holas! muy bueno tu post!

Pasaba a saludarte y a desearte unas muy felices pascuas! a vos y a tu flia!

bsotes!

Venus dijo...

Gracias Libelula! Un besote para vos!!!!
María

Gara dijo...

Q maravilla de relato,bellisimo, me encantó.

Besos

Mari dijo...

Me encantó! Gracias por compartir los cuentos, un beso enorme

ivana dijo...

holaaa felizzz de haberte encontrado, gracias por pasa por mi blog!!!cariños Ivana

KLAU dijo...

ANTES QUE NADA GRACIAS POR TUS PALABRAS Y POR VISITARME EN MI ESPACIO !!! TU LUGAR ES UN BELLO CONJUNTO DE SENSACIONES Y SENTIMIENTOS, TE FELICITO.

UN HERMOSO CUENTO VENUS ME ENCANTO !!
MIL BESOS
KLAU ♥

PD: TAMBIEN ME ENCONTRAS EN http://breathinblue.blogspot.com/

thoti dijo...

.. usted si que escribe bien..
.. besos, María..

Lis dijo...

Gracias por invitarme a conocer tu espacio ha sido toda una experiencia, hermosa, seguiré entrando para conocerte un poco más, pero de nuevo gracia navegante por dejarme asomar a tu ventana!

Venus dijo...

Gracias Gara, Mari,Ivanna, Clau, Thoti y Lis por su visita y sus comentarios!
Los espero en mi rincón nuevamente!
Besos,
María

Carolina. dijo...

Tu cuento es muy conmomedor María. Me ha fascinado. Ya me agregué a tus seguidores. No quiero perderme tus cuentos.
Cariños.

Caro

LUCIA-M dijo...

Precioso relato me encanta tu blog,
Gracias por visitar en mío y darme la oportunidad de conocerte
Un beso.

Venus dijo...

Gracias Lucia y Carolina por dejar sus bellas huellas en este blog.
Besos,
María

LA GATA COQUETA dijo...

PASABA A VISITARTE Y DARTE LAS GRACIAS POR TU PASO POR LA GATERA, HA SDO UN PLACER,LAS PUERTAS ESTAN ABIERTAS DE PAR EN PAR...

ME AGRADARIA QE FLUYERALA LA COMUNICACIÓN ENTRE AMBOS BLOGS.

TE DEJO UN BESO Y UNA FLOR, AL CONTEMPLARLA ME RECORDARAS.

FELZ SEMANA!!

maria dijo...

se respira armonia y sutileza de corazon en espera besitos maria

Venus dijo...

Gracias Gata Coqueta por tu flor y tu visita, la voy a corresponder prontito!
Besos,
María

Venus dijo...

Hola María! Gracias por dejar tus bellas huellas en mi rincón de cuentos.
Besos, María

 
template by suckmylolly.com - header image (c) historypicks.com