viernes, 24 de abril de 2009

Lecciones de Grandeza.

“Soy en verdad un viajero solitario –expresó un célebre científico en cierta ocasión-,y los ideales que han iluminado mi camino y han proporcionado una y otra vez nuevo valor para afrontar la vida han sido: la belleza, la grandeza interior, la bondad y la verdad.”



Hubo poco en su niñez y juventud que presagiara las notables alturas que alcanzaría en su vida. Era tímido y callado, y rara vez se integraba a sus compañeros. En la escuela, no se distinguió, no le gustaban la mayoría de las asignaturas escolares, y además, le aburría terriblemente preparar sus lecciones. Detestaba los métodos formales y memoristas que estaban en boga en los colegios europeos de fines de siglo XIX. Por lo tanto, su paso por el bachillerato, no fue muy gratificante: la rigidez, la disciplina militar, y la cruel competencia que fomentaban los institutos de enseñanza secundaria de la época de Bismarck le granjearon no pocas polémicas con los profesores. Su ingenio excedía por mucho la sabiduría de sus maestros, lo que sólo sirvió para aumentar el resentimiento que su actitud generaba…

Una calurosa mañana estival llegó a al escuela retrasado, pedaleando contra el tiempo. El Föhn, un viento maldito, al que se lo culpaba de todo, desde los dolores de cabeza, hasta el mal humor y el letargo, lo abofeteaba en la cara y el cuerpo, intentando en vano detener su avance.
Al entrar a la clase de geometría, encontró a los estudiantes riñendo y criticándose los unos a los otros. El joven irónicamente pensó- No es la maldición del Föhn, mis compañeros siempre se ven entre sí como rivales. Cada uno trata constantemente de rebajar a los otros, de manera que solo el pueda ser el mejor de la clase.-

Como la disputa subía de tono, el joven tomó coraje y en voz alta dijo- Tengo un desafío para todos.-

El bullicio continuaba. El profesor no lograba imponer orden.

-¡TENGO UN DESAFIO PARA TODOS! –gritó, traspasando el nudo que le cerraba la garganta.
Silencio repentino.

Los estudiantes dejaron de pelear y esperaron intrigados. El joven caminó lentamente hacia el pizarrón, levantó una tiza, y dibujó una larga línea recta. Dándose vuelta hacia los estudiantes y el profesor, señaló el pizarrón y dijo: -¿Ven esta línea?

Extrañados, todos asintieron.

-Hagan esta línea más corta.- planteó.

-¡Qué insolencia mental! ¿Cómo se atreve a hablar sin que yo le conceda la palabra? Regrese a su sitio inmediatamente- ordenó el despótico profesor. Su fría mirada recorría a todos y a cada uno de los alumnos.

Desoyendo la advertencia del catedrático, varios estudiantes se lanzaron sobre el pizarrón. –Es facilísimo - , dijo un muchacho, tomando el borrador de la repisa.

-¿De qué desafío me hablas? Soy medalla de oro en la competencia anual de estado de Baviera- fanfarroneó el estudiante estrella, mientras arrebataba el borrador de la mano de su compañero.
Un tercero se abrió paso a empujones. –Esto es un juego de niños, nos presentas un reto tan tonto como tu mente –dijo, y exigió el borrador con altivez. Alcanzó el pizarrón, y cuando estaba a punto de borrar un extremo de la línea, nuestro joven amigo, ignorando el insulto que había recibido, amablemente colocó su mano en el brazo del muchacho y lo detuvo.

-¿Pueden hacer la línea más corta SIN TOCARLA? – aclaró desafiante.

El parloteo entre los jóvenes cesó. El profesor estaba desconcertado. Su alumno les proponía un reto inusual. ¿O quizás simplemente, este inadaptado estudiante, se estaba burlando de ellos? Todos los alumnos trataban de resolver el problema. ¿Cómo hacer más corta la línea sin tocarla? El profesor se devanaba los sesos. Su rostro púrpura bullía de humillación. Nadie aportaba una solución.

-Eres un fracasado, nunca llegarás a nada, como tu inútil reto, un callejón sin salida- vociferó uno de los estudiantes desde el fondo de la clase.

El joven regresó al pizarrón tranquilamente, levantó la tiza y debajo de la primera línea, dibujó una mucho más larga todavía. Viendo una expresión de asombro en el profesor y todos los estudiantes, les preguntó con una sonrisa enigmática: -¿Qué pasó con la primera línea?

-Es más corta –respondieron al unísono.

-Naturalmente… Todo es relativo… En vez de degradarse unos a otros constantemente, HAGANSE MÁS GRANDES.- afirmó.

-Su actitud quebranta el respeto que me debe como estudiante. Será estrictamente sancionado- clamó el profesor, sus ojos parecían sacar chispas.

-La única fuente de respeto del alumno por el profesor son sus cualidades humanas e intelectuales- respondió el joven.

El resto de los estudiantes escuchaban impávidos, esperando el desenlace del duelo en un completo e incómodo silencio.

-Amigos, el mismo trabajo puede realizarse por la fuerza y la compulsión, y por el ambicioso deseo de autoridad y distinción, o como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber. Nunca lo olviden.-

Con esta profunda reflexión, el talentoso joven, incapaz de adaptarse al rígido sistema escolar, se despidió de sus compañeros de clase y abandonó el Gymnasyum Luitpold de Munich para siempre.

El tiempo transcurrió, corrió la ilusión del tiempo sin cesar...

Y aunque hubo poco en su niñez y juventud que presagiara las notables alturas que alcanzaría, Albert Einstein a los 26 años de edad, en solo seis semanas, redactó su teoría particular de la relatividad, y en 1921 recibió el premio Nóbel de Física.

A partir de ese momento, este hombre sencillo cuya imagen pública era inseparable de su amado violín, su colección de pipas y sus dos magníficos mechones grises en genial desorden, fue noticia recurrente en los diarios de todo el mundo.

Pero el tímido, comprensivo y franco Albert detestaba la ostentación y las riquezas materiales, alegando –Estoy absolutamente convencido que ninguna riqueza del mundo puede ayudar a que progrese la humanidad…El mundo necesita paz permanente, grandeza interior y buena voluntad perdurable-.

El tiempo siguió transcurriendo, corrió la ilusión del tiempo sin cesar.

-La única razón para que el tiempo exista es para que no ocurra todo a la vez. No pienso nunca en el futuro porque llega muy pronto.- afirmaba Einstein.

La trayectoria del espacio-tiempo dibujó su curva relativa en la vida del físico mago de cara triste y flácida, quien sobrellevó su fama con modestia y sentido del humor.

-Papá, ¿Por qué eres tan famoso? – le preguntó un día su pequeño hijo. -La gente aplaude a mi amigo Chaplin porque lo entiende, a mí porque no me entiende. Mira, cuando un escarabajo ciego recorre la superficie del Globo, no se da cuenta que el camino que anda es curvo. Yo, por el contrario, tuve la fortuna de notarlo…Aunque nunca olvides hijo que las ideas vienen de Dios. Intenta no volverte un hombre de éxito, sino convertirte en un hombre de valor.

En 1929, cuando lo invitaron a visitar a Isabel, la Reina Madre de Bélgica, se bajó del tren y, con su cabello indicando la dirección del viento, caminó por las adoquinadas calles de Bruselas hasta el Palacio Real de Laeken, llevando una maleta y su violín, sin que nadie lo reconociera, mientras la limusina y el comité de recepción lo esperaban en la estación Bruxelles Centrale. Cuando la Reina le preguntó por qué no había usado la limusina, respondió –Majestad, era tan agradable caminar solo y en silencio por sus jardines, donde flota el sutil perfume de la más bella colección de naranjos del planeta…-



“Soy en verdad un viajero solitario- expresó Albert Einstein en una ocasión-, y los ideales que han iluminado mi camino y han proporcionado una y otra vez nuevo valor para afrontar la vida han sido: a belleza, la grandeza interior, la bondad y la verdad…”

Autora: María Giacobone Carballo.
Lecciones de Grandeza. Publicado por Editorial Albatros y presentado en la Feria del Libro de Buenos Aires 2007.

39 comentarios:

ana dijo...

Buenos días, realmente la vida del Alber Einstein me resulta muy interesante.

Hace poco lei algo sobre su vida sentimental, y sobre las dos mujeres que compartieron su vida.

Lo repito, una persona muy interesante, que nos ha dejado un gran leado, y no sólo teorías.

Un beso muy fuerte y gracias por aportarme más.

Venus dijo...

Gracias Ana por tu pronto comentario...el cuento recién publicado. Es verdad Albert Einstein fue un GRANDE más allá de su legado científico.
Besos,
María

Prince Okami D'aria {†Bloody Writer†} dijo...

interesante...
...bien narrada...

me agradó... fue un genio en plenitud!!!
genio y loco XD


{si te gusta lo que lees en mi blog, te invito a que te inscribas... saludos y suerte}



Prince Okami D'aria.

Anónimo dijo...

gracias por sacarnos un rato de la mediocridad

Marta

Caperucita dijo...

Un gran genio con gran espíritu.
Me han encantado tus espacios, volveré siempre que pueda.
Saludos y besos.

Anónimo dijo...

La verdad que si, Einstein apasiona no solo por sus teorias sino por la filosofia de vida y su manera de ser pese a que por aquellos años seria muy dificil llevar a cabo tales ideales...

Literalmente, un Genio!

Un beso grande y muchas gracias por el aporte que nos has dejado :)

Belen.

Venus dijo...

Hola Prince Okami D'aria,
Gracias por tu visita, hoy voy a andar de paseo por tu blog.
Besos,
María

Venus dijo...

Hola Marta! La grandeza esta siempre, solo hay que sacar músculo para no olvidarse, es un ejercicio :)
Besote,
María

Venus dijo...

Gracias Caperucita. Nos leemos.
Beso,
María

Venus dijo...

Hola Belén, si realmente Einstein fue un precursor, no es facil serlo en ninguna época.
Gracias por tu vista y tu comentario.
Besos,
María

Anónimo dijo...

Un hombre tan singular...

Que lindo para una novela ^^

Besos...

Lindo foro...

Anónimo dijo...

Que orrible epoca...

Eran insoportable los compañeros de Einstein...

Ni que hablar de los profesores...

Yo estaria orgullosa de tener un alumno así...

Como dijo Einstein...

..."Hay dos cosas que son infinitas, una es el universo y la otra la estupidez humana. Y con eso que del universo aun no estoy seguro"...

Sueños compartidos dijo...

Me encanto tu relato, realmente me quedo con muchas frases, el ejemplo de la linea recta fue muy ilustrativo, la relatividad es tan fácil de entenderla pero nos la comlicamos demasiado, por eso yo hablo de la relatividad del tiempo, inspirado efectivamente en éste gran genio que nos ha regalado la humanidad.

Valiosa aportación

Saludos

Venus dijo...

Gracias a los anónimos y gracias sueños compartidos. La frase de la linea recta son palabras textuales de Einstein. Es verdad, todo parece tan sencillo y nos empeñamos en complicarlo.
Besos,
María

Fair Lady dijo...

Hola María, gracias por visitar mi blog. Aquí vengo a leer tus historias y realmente Einstein, no ya por su intelecto, si no por su humanidad, era una persona admirable.

En Suiza tenemos un dicho: "Warum einfach, wenn es auch kompliziert geht" (porqué fácil cuando podemos complicarlo), jajaja, supongo que viene de aquella época.

Un fuerte abrazo María

Venus dijo...

Gracias Fair Lady vos tu visita y comentario.
Asi es tenemos una tendencia a complicar las cosas.
Besos,
María

maria dijo...

sigo caminando como antaño en pensativo estado de animo besitos maria

Venus dijo...

Gracias María por tu paso pensativo por aqui...
Besos,
María

Edy Vera dijo...

Gracias por visitar nuestros blog y Exitos en tus emprendimientos!!!

Venus dijo...

Gracias a vos Edy !
Besos,
María

piruleta dijo...

Bonita publicación, querida Venus.
La vida de un gran genio se ve por su sencillez.
Sencillo y algo torpe y despistado puede llegar a ser un gran genio...
Me asombré con el ejemplo de hacer una linea más corta... Muy elocuente y veraz... Hagámonos más grandes...
genial....
Un abrazo
lluis

Venus dijo...

Gracias piruleta,

Asi es muy elocuente y veraz... Hagámonos más grandes... es la mejor forma de enaltecernos.

Cariños,
María

Achernar dijo...

Venus:


Buenos textos.


Saludos

Lic. Enrique Santos dijo...

Hola Venus.

Frente al apanicamiento que produce la simbiosis humana y el virus AH1N1 en México, tu lectura como un buen Mezcal, nos hace olvidar las penas.

Lic. Enrique Santos

Venus dijo...

Gracias Achemar por tu visita!
Cariños, María

Venus dijo...

Lic. Enrique Santos,

Gracias por tu visita y alentadora palabras. Me alegra que mi lectura sea un balsamo para las penas. Es un balsamo para mi alma escribirlas...

Cariños,
María

Sergio dijo...

maría sí que es interesante la vida de Albert Einstein, creo que este gran hombre nos dejo más enseñanzas de vida que científicas, admirable.

Un placer leerte.

reina dijo...

Maravilloso relato... atreverse a desafiar al mundo desde tan pequeño y otros no se animan ni a salir de sus casas...

Venus dijo...

Gracias Sergio, un placer tenerte en este blog.
Besote,
María

Venus dijo...

ja ja mucha verdad reina! Hay gente que no se anima a salir de su pequeño mundo, mejor viejo y malo conocido que nuevo y bueno por conocer.
Besote reina,
María

Anónimo dijo...

venus

vine a visitarte y agradecer tu visita

eres un sol y espero que no sea la ultima vez que lo hagas si en algo te puedo servir ya sabes soy luna 45

besitos corazon hasta pronto

disculpa que me ponga como anonimo lo que pasa es que no habia redireccionado

besitos

Venus dijo...

Gracias por tu visita luna 45. Seguimos en contacto!
Besos,
María

Ojosdemiel dijo...

Grcias por tu visita.. y me encantan tus blog
Ely

Venus dijo...

Gracias Ely! Seguimos visitandonos.
Beso,
María

no.soy.yo dijo...

Te molesta si te sigo en cada tu blog? Me gusta leerte...

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

hermoso!, me encantó!

Venus dijo...

Hola No.soy.yo, Me encanta tenerte aqui!
Besos,
María

Venus dijo...

Gracias Otra vez viajar al olvido!
Besote, maría

Halrrik Van Soul dijo...

vaya lectura en la que me haz atrapado un gusto leerte gracias por tu visita
te cuento queeh regresado con un nuevo blog espero tu visita

http://halrrikyshisei.blogspot.com/

viernes, 24 de abril de 2009

Lecciones de Grandeza.

“Soy en verdad un viajero solitario –expresó un célebre científico en cierta ocasión-,y los ideales que han iluminado mi camino y han proporcionado una y otra vez nuevo valor para afrontar la vida han sido: la belleza, la grandeza interior, la bondad y la verdad.”



Hubo poco en su niñez y juventud que presagiara las notables alturas que alcanzaría en su vida. Era tímido y callado, y rara vez se integraba a sus compañeros. En la escuela, no se distinguió, no le gustaban la mayoría de las asignaturas escolares, y además, le aburría terriblemente preparar sus lecciones. Detestaba los métodos formales y memoristas que estaban en boga en los colegios europeos de fines de siglo XIX. Por lo tanto, su paso por el bachillerato, no fue muy gratificante: la rigidez, la disciplina militar, y la cruel competencia que fomentaban los institutos de enseñanza secundaria de la época de Bismarck le granjearon no pocas polémicas con los profesores. Su ingenio excedía por mucho la sabiduría de sus maestros, lo que sólo sirvió para aumentar el resentimiento que su actitud generaba…

Una calurosa mañana estival llegó a al escuela retrasado, pedaleando contra el tiempo. El Föhn, un viento maldito, al que se lo culpaba de todo, desde los dolores de cabeza, hasta el mal humor y el letargo, lo abofeteaba en la cara y el cuerpo, intentando en vano detener su avance.
Al entrar a la clase de geometría, encontró a los estudiantes riñendo y criticándose los unos a los otros. El joven irónicamente pensó- No es la maldición del Föhn, mis compañeros siempre se ven entre sí como rivales. Cada uno trata constantemente de rebajar a los otros, de manera que solo el pueda ser el mejor de la clase.-

Como la disputa subía de tono, el joven tomó coraje y en voz alta dijo- Tengo un desafío para todos.-

El bullicio continuaba. El profesor no lograba imponer orden.

-¡TENGO UN DESAFIO PARA TODOS! –gritó, traspasando el nudo que le cerraba la garganta.
Silencio repentino.

Los estudiantes dejaron de pelear y esperaron intrigados. El joven caminó lentamente hacia el pizarrón, levantó una tiza, y dibujó una larga línea recta. Dándose vuelta hacia los estudiantes y el profesor, señaló el pizarrón y dijo: -¿Ven esta línea?

Extrañados, todos asintieron.

-Hagan esta línea más corta.- planteó.

-¡Qué insolencia mental! ¿Cómo se atreve a hablar sin que yo le conceda la palabra? Regrese a su sitio inmediatamente- ordenó el despótico profesor. Su fría mirada recorría a todos y a cada uno de los alumnos.

Desoyendo la advertencia del catedrático, varios estudiantes se lanzaron sobre el pizarrón. –Es facilísimo - , dijo un muchacho, tomando el borrador de la repisa.

-¿De qué desafío me hablas? Soy medalla de oro en la competencia anual de estado de Baviera- fanfarroneó el estudiante estrella, mientras arrebataba el borrador de la mano de su compañero.
Un tercero se abrió paso a empujones. –Esto es un juego de niños, nos presentas un reto tan tonto como tu mente –dijo, y exigió el borrador con altivez. Alcanzó el pizarrón, y cuando estaba a punto de borrar un extremo de la línea, nuestro joven amigo, ignorando el insulto que había recibido, amablemente colocó su mano en el brazo del muchacho y lo detuvo.

-¿Pueden hacer la línea más corta SIN TOCARLA? – aclaró desafiante.

El parloteo entre los jóvenes cesó. El profesor estaba desconcertado. Su alumno les proponía un reto inusual. ¿O quizás simplemente, este inadaptado estudiante, se estaba burlando de ellos? Todos los alumnos trataban de resolver el problema. ¿Cómo hacer más corta la línea sin tocarla? El profesor se devanaba los sesos. Su rostro púrpura bullía de humillación. Nadie aportaba una solución.

-Eres un fracasado, nunca llegarás a nada, como tu inútil reto, un callejón sin salida- vociferó uno de los estudiantes desde el fondo de la clase.

El joven regresó al pizarrón tranquilamente, levantó la tiza y debajo de la primera línea, dibujó una mucho más larga todavía. Viendo una expresión de asombro en el profesor y todos los estudiantes, les preguntó con una sonrisa enigmática: -¿Qué pasó con la primera línea?

-Es más corta –respondieron al unísono.

-Naturalmente… Todo es relativo… En vez de degradarse unos a otros constantemente, HAGANSE MÁS GRANDES.- afirmó.

-Su actitud quebranta el respeto que me debe como estudiante. Será estrictamente sancionado- clamó el profesor, sus ojos parecían sacar chispas.

-La única fuente de respeto del alumno por el profesor son sus cualidades humanas e intelectuales- respondió el joven.

El resto de los estudiantes escuchaban impávidos, esperando el desenlace del duelo en un completo e incómodo silencio.

-Amigos, el mismo trabajo puede realizarse por la fuerza y la compulsión, y por el ambicioso deseo de autoridad y distinción, o como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber. Nunca lo olviden.-

Con esta profunda reflexión, el talentoso joven, incapaz de adaptarse al rígido sistema escolar, se despidió de sus compañeros de clase y abandonó el Gymnasyum Luitpold de Munich para siempre.

El tiempo transcurrió, corrió la ilusión del tiempo sin cesar...

Y aunque hubo poco en su niñez y juventud que presagiara las notables alturas que alcanzaría, Albert Einstein a los 26 años de edad, en solo seis semanas, redactó su teoría particular de la relatividad, y en 1921 recibió el premio Nóbel de Física.

A partir de ese momento, este hombre sencillo cuya imagen pública era inseparable de su amado violín, su colección de pipas y sus dos magníficos mechones grises en genial desorden, fue noticia recurrente en los diarios de todo el mundo.

Pero el tímido, comprensivo y franco Albert detestaba la ostentación y las riquezas materiales, alegando –Estoy absolutamente convencido que ninguna riqueza del mundo puede ayudar a que progrese la humanidad…El mundo necesita paz permanente, grandeza interior y buena voluntad perdurable-.

El tiempo siguió transcurriendo, corrió la ilusión del tiempo sin cesar.

-La única razón para que el tiempo exista es para que no ocurra todo a la vez. No pienso nunca en el futuro porque llega muy pronto.- afirmaba Einstein.

La trayectoria del espacio-tiempo dibujó su curva relativa en la vida del físico mago de cara triste y flácida, quien sobrellevó su fama con modestia y sentido del humor.

-Papá, ¿Por qué eres tan famoso? – le preguntó un día su pequeño hijo. -La gente aplaude a mi amigo Chaplin porque lo entiende, a mí porque no me entiende. Mira, cuando un escarabajo ciego recorre la superficie del Globo, no se da cuenta que el camino que anda es curvo. Yo, por el contrario, tuve la fortuna de notarlo…Aunque nunca olvides hijo que las ideas vienen de Dios. Intenta no volverte un hombre de éxito, sino convertirte en un hombre de valor.

En 1929, cuando lo invitaron a visitar a Isabel, la Reina Madre de Bélgica, se bajó del tren y, con su cabello indicando la dirección del viento, caminó por las adoquinadas calles de Bruselas hasta el Palacio Real de Laeken, llevando una maleta y su violín, sin que nadie lo reconociera, mientras la limusina y el comité de recepción lo esperaban en la estación Bruxelles Centrale. Cuando la Reina le preguntó por qué no había usado la limusina, respondió –Majestad, era tan agradable caminar solo y en silencio por sus jardines, donde flota el sutil perfume de la más bella colección de naranjos del planeta…-



“Soy en verdad un viajero solitario- expresó Albert Einstein en una ocasión-, y los ideales que han iluminado mi camino y han proporcionado una y otra vez nuevo valor para afrontar la vida han sido: a belleza, la grandeza interior, la bondad y la verdad…”

Autora: María Giacobone Carballo.
Lecciones de Grandeza. Publicado por Editorial Albatros y presentado en la Feria del Libro de Buenos Aires 2007.

39 comentarios:

ana dijo...

Buenos días, realmente la vida del Alber Einstein me resulta muy interesante.

Hace poco lei algo sobre su vida sentimental, y sobre las dos mujeres que compartieron su vida.

Lo repito, una persona muy interesante, que nos ha dejado un gran leado, y no sólo teorías.

Un beso muy fuerte y gracias por aportarme más.

Venus dijo...

Gracias Ana por tu pronto comentario...el cuento recién publicado. Es verdad Albert Einstein fue un GRANDE más allá de su legado científico.
Besos,
María

Prince Okami D'aria {†Bloody Writer†} dijo...

interesante...
...bien narrada...

me agradó... fue un genio en plenitud!!!
genio y loco XD


{si te gusta lo que lees en mi blog, te invito a que te inscribas... saludos y suerte}



Prince Okami D'aria.

Anónimo dijo...

gracias por sacarnos un rato de la mediocridad

Marta

Caperucita dijo...

Un gran genio con gran espíritu.
Me han encantado tus espacios, volveré siempre que pueda.
Saludos y besos.

Anónimo dijo...

La verdad que si, Einstein apasiona no solo por sus teorias sino por la filosofia de vida y su manera de ser pese a que por aquellos años seria muy dificil llevar a cabo tales ideales...

Literalmente, un Genio!

Un beso grande y muchas gracias por el aporte que nos has dejado :)

Belen.

Venus dijo...

Hola Prince Okami D'aria,
Gracias por tu visita, hoy voy a andar de paseo por tu blog.
Besos,
María

Venus dijo...

Hola Marta! La grandeza esta siempre, solo hay que sacar músculo para no olvidarse, es un ejercicio :)
Besote,
María

Venus dijo...

Gracias Caperucita. Nos leemos.
Beso,
María

Venus dijo...

Hola Belén, si realmente Einstein fue un precursor, no es facil serlo en ninguna época.
Gracias por tu vista y tu comentario.
Besos,
María

Anónimo dijo...

Un hombre tan singular...

Que lindo para una novela ^^

Besos...

Lindo foro...

Anónimo dijo...

Que orrible epoca...

Eran insoportable los compañeros de Einstein...

Ni que hablar de los profesores...

Yo estaria orgullosa de tener un alumno así...

Como dijo Einstein...

..."Hay dos cosas que son infinitas, una es el universo y la otra la estupidez humana. Y con eso que del universo aun no estoy seguro"...

Sueños compartidos dijo...

Me encanto tu relato, realmente me quedo con muchas frases, el ejemplo de la linea recta fue muy ilustrativo, la relatividad es tan fácil de entenderla pero nos la comlicamos demasiado, por eso yo hablo de la relatividad del tiempo, inspirado efectivamente en éste gran genio que nos ha regalado la humanidad.

Valiosa aportación

Saludos

Venus dijo...

Gracias a los anónimos y gracias sueños compartidos. La frase de la linea recta son palabras textuales de Einstein. Es verdad, todo parece tan sencillo y nos empeñamos en complicarlo.
Besos,
María

Fair Lady dijo...

Hola María, gracias por visitar mi blog. Aquí vengo a leer tus historias y realmente Einstein, no ya por su intelecto, si no por su humanidad, era una persona admirable.

En Suiza tenemos un dicho: "Warum einfach, wenn es auch kompliziert geht" (porqué fácil cuando podemos complicarlo), jajaja, supongo que viene de aquella época.

Un fuerte abrazo María

Venus dijo...

Gracias Fair Lady vos tu visita y comentario.
Asi es tenemos una tendencia a complicar las cosas.
Besos,
María

maria dijo...

sigo caminando como antaño en pensativo estado de animo besitos maria

Venus dijo...

Gracias María por tu paso pensativo por aqui...
Besos,
María

Edy Vera dijo...

Gracias por visitar nuestros blog y Exitos en tus emprendimientos!!!

Venus dijo...

Gracias a vos Edy !
Besos,
María

piruleta dijo...

Bonita publicación, querida Venus.
La vida de un gran genio se ve por su sencillez.
Sencillo y algo torpe y despistado puede llegar a ser un gran genio...
Me asombré con el ejemplo de hacer una linea más corta... Muy elocuente y veraz... Hagámonos más grandes...
genial....
Un abrazo
lluis

Venus dijo...

Gracias piruleta,

Asi es muy elocuente y veraz... Hagámonos más grandes... es la mejor forma de enaltecernos.

Cariños,
María

Achernar dijo...

Venus:


Buenos textos.


Saludos

Lic. Enrique Santos dijo...

Hola Venus.

Frente al apanicamiento que produce la simbiosis humana y el virus AH1N1 en México, tu lectura como un buen Mezcal, nos hace olvidar las penas.

Lic. Enrique Santos

Venus dijo...

Gracias Achemar por tu visita!
Cariños, María

Venus dijo...

Lic. Enrique Santos,

Gracias por tu visita y alentadora palabras. Me alegra que mi lectura sea un balsamo para las penas. Es un balsamo para mi alma escribirlas...

Cariños,
María

Sergio dijo...

maría sí que es interesante la vida de Albert Einstein, creo que este gran hombre nos dejo más enseñanzas de vida que científicas, admirable.

Un placer leerte.

reina dijo...

Maravilloso relato... atreverse a desafiar al mundo desde tan pequeño y otros no se animan ni a salir de sus casas...

Venus dijo...

Gracias Sergio, un placer tenerte en este blog.
Besote,
María

Venus dijo...

ja ja mucha verdad reina! Hay gente que no se anima a salir de su pequeño mundo, mejor viejo y malo conocido que nuevo y bueno por conocer.
Besote reina,
María

Anónimo dijo...

venus

vine a visitarte y agradecer tu visita

eres un sol y espero que no sea la ultima vez que lo hagas si en algo te puedo servir ya sabes soy luna 45

besitos corazon hasta pronto

disculpa que me ponga como anonimo lo que pasa es que no habia redireccionado

besitos

Venus dijo...

Gracias por tu visita luna 45. Seguimos en contacto!
Besos,
María

Ojosdemiel dijo...

Grcias por tu visita.. y me encantan tus blog
Ely

Venus dijo...

Gracias Ely! Seguimos visitandonos.
Beso,
María

no.soy.yo dijo...

Te molesta si te sigo en cada tu blog? Me gusta leerte...

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

hermoso!, me encantó!

Venus dijo...

Hola No.soy.yo, Me encanta tenerte aqui!
Besos,
María

Venus dijo...

Gracias Otra vez viajar al olvido!
Besote, maría

Halrrik Van Soul dijo...

vaya lectura en la que me haz atrapado un gusto leerte gracias por tu visita
te cuento queeh regresado con un nuevo blog espero tu visita

http://halrrikyshisei.blogspot.com/

 
template by suckmylolly.com - header image (c) historypicks.com