lunes, 21 de diciembre de 2009

Que cada cumpleaños sea un nuevo ALMAnaque

El niño estaba sentado en su isla.

Miraba el mundo y reflexionaba.

Vio las guerras.
Y se dijo que habría que pintar de colores
los uniformes de los soldados,
y de sus cañones y fusiles
hacer ramas para los pájaros
y flautas para los pastores.

El niño vio el hambre.
Y se dijo que habría que atrapar las nubes
con un lazo y hacerlas llover sobre los desiertos.
Y habría que llenar los cauces de los ríos
de agua y de leche.

El niño vio la miseria.
Y se dijo que habría que aprender a sumar,
a restar y multiplicar y después a dividir.
Habría que aprender a compartir el dinero,
el pan, el aire y la tierra...

...El niño vio el mar
y se dijo que habría que limpiarlo.
Y después sentarse frente a él, sólo para soñar.

El niño vio los bosques.
Y se dijo que sería bueno pasear, aventurarse en ellos
y escribir historias en las que perderse
y después tumbarse sobre la hierba a escucharlas.

El niño vio las lágrimas.
Y se dijo que habría que aprender a abrazarse,
a no tener miedo de los besos.
Habría que aprender a decir te quiero,
aún sin haberlo escuchado jamás.

El niño levantó la cabeza.
Vio la luna, con una bandera plantada en su frente.
Y se dijo que habría que arrancársela
y después pedirle perdón.

El niño miró el mundo
por última vez desde su isla.
Y entonces, decidió nacer.

FELIZ CUMPLEAÑOS!
Un nuevo calendario con alma, un ALMAnaque.
Un año que nace con buenos deseos.
Porque todos somos ese niño.

María G. Carballo

Gracias Thierry Lenain y Madame Vaudeville por su valioso aporte.

















4 comentarios:

Juan Francisco dijo...

Es verdad, Maria, todos somos o hemos sido ese niño. No se si hemos conseguido alcanzar todas esas metas, pero si que al menos lo hemos intentado... lo estamos intentando.
He venido a desearte una Feliz Navidad y que el año 2010 te traiga todas aquellas ilusiones que a lo largo de la vida se han ido quedando por el camino. Un abrazo muy fuerte.

Juan Francisco dijo...

Maria, hoy solo paso a desearte una buena salida del 2009 y una muenísima entrada en el 2010. Que cada una de las campanadas de este fin de año que ya esta a la puerta, se convierta para tí y los tuyos en un mes de dichas en el 2010. Que cada uno de sus 365 días deje en tu alma un momento de felicidad. Que nunca te falte el amor de aquellos a quienes amas. Pero sobre todo, amiga Maria, que nunca te falte una ilusión. Un abrazo muy fuerte y un Feliz y Próspero año 2010.

Arruillo dijo...

A ver si es cierto que se cumplen los deseos de ese niño por el bien de los seres que habitamos este sufrido Planeta.
Que tengas un buen año
Un beso

Carolina. dijo...

Hermosas palabras. Espero hayas empezado bien el año. Yo lo empecé renovada y con nuevo blog:

http://loscaminos-demivida.blogspot.com/

Cariños!

Caro

lunes, 21 de diciembre de 2009

Que cada cumpleaños sea un nuevo ALMAnaque

El niño estaba sentado en su isla.

Miraba el mundo y reflexionaba.

Vio las guerras.
Y se dijo que habría que pintar de colores
los uniformes de los soldados,
y de sus cañones y fusiles
hacer ramas para los pájaros
y flautas para los pastores.

El niño vio el hambre.
Y se dijo que habría que atrapar las nubes
con un lazo y hacerlas llover sobre los desiertos.
Y habría que llenar los cauces de los ríos
de agua y de leche.

El niño vio la miseria.
Y se dijo que habría que aprender a sumar,
a restar y multiplicar y después a dividir.
Habría que aprender a compartir el dinero,
el pan, el aire y la tierra...

...El niño vio el mar
y se dijo que habría que limpiarlo.
Y después sentarse frente a él, sólo para soñar.

El niño vio los bosques.
Y se dijo que sería bueno pasear, aventurarse en ellos
y escribir historias en las que perderse
y después tumbarse sobre la hierba a escucharlas.

El niño vio las lágrimas.
Y se dijo que habría que aprender a abrazarse,
a no tener miedo de los besos.
Habría que aprender a decir te quiero,
aún sin haberlo escuchado jamás.

El niño levantó la cabeza.
Vio la luna, con una bandera plantada en su frente.
Y se dijo que habría que arrancársela
y después pedirle perdón.

El niño miró el mundo
por última vez desde su isla.
Y entonces, decidió nacer.

FELIZ CUMPLEAÑOS!
Un nuevo calendario con alma, un ALMAnaque.
Un año que nace con buenos deseos.
Porque todos somos ese niño.

María G. Carballo

Gracias Thierry Lenain y Madame Vaudeville por su valioso aporte.

















4 comentarios:

Juan Francisco dijo...

Es verdad, Maria, todos somos o hemos sido ese niño. No se si hemos conseguido alcanzar todas esas metas, pero si que al menos lo hemos intentado... lo estamos intentando.
He venido a desearte una Feliz Navidad y que el año 2010 te traiga todas aquellas ilusiones que a lo largo de la vida se han ido quedando por el camino. Un abrazo muy fuerte.

Juan Francisco dijo...

Maria, hoy solo paso a desearte una buena salida del 2009 y una muenísima entrada en el 2010. Que cada una de las campanadas de este fin de año que ya esta a la puerta, se convierta para tí y los tuyos en un mes de dichas en el 2010. Que cada uno de sus 365 días deje en tu alma un momento de felicidad. Que nunca te falte el amor de aquellos a quienes amas. Pero sobre todo, amiga Maria, que nunca te falte una ilusión. Un abrazo muy fuerte y un Feliz y Próspero año 2010.

Arruillo dijo...

A ver si es cierto que se cumplen los deseos de ese niño por el bien de los seres que habitamos este sufrido Planeta.
Que tengas un buen año
Un beso

Carolina. dijo...

Hermosas palabras. Espero hayas empezado bien el año. Yo lo empecé renovada y con nuevo blog:

http://loscaminos-demivida.blogspot.com/

Cariños!

Caro

 
template by suckmylolly.com - header image (c) historypicks.com